Bienvenido viajero.


Sin importar el camino que hayas recorrido hasta llegar aquí, espero que disfrutes de tu paso por mi pequeño rincón y que no te olvides de dejar tu huella. Sin importar si eres o no compañero blogger, espero leer tu opinión sobre los pequeños relatos y fragmentos que comparto con vosotros, y sobretodo... no te olvides de volver a visitarme ^^ Y recuerda:







lunes, 25 de mayo de 2009

¿Has visto a Carlota?

Alba y Lucia caminaban bajo sus respectivos paraguas. Apenas sí cruzaban una palabra. Llevaban todo el día juntas, y se sentían a gusto compartiendo el silencio. No era un silencio incómodo. No les hacía falta rellenar el tiempo compartido con absurdas conversaciones superficiales.
Lucia alzó la cabeza, observando un banco lejano del parque que cruzaban, pero sin dejar de caminar.
- Mira, allí está Carlota.
Alba siguió la dirección de la mirada de su amiga, pero tan solo vio un banco vacío.
- ¿Quién está dónde?
Lucia señaló con la mano.
- Allí, sentada en el banco, sola y sin paraguas, como siempre... ¿Tú no puedes ver a Carlota?
- Lucia, allí no hay nadie.
Cada vez se acercaban más al banco en cuestión, y Alba empezaba a temer por la salud mental de su amiga.
- Carlota es especial, muy especial. Tiene poderes. Es pura magia -comentó, fascinada, con una nota mística en su voz que Alba desconocía-. Solo la pueden ver aquellos que realmente quieren verla. Y ella solo permite que algunos la vean por completo. Le gusta la sensación de la lluvia cayendo sobre ella, dice que así está en contacto con la naturaleza, con el mundo, con la magia.
Alba escuchó en silencio la historia que le explicaba Lucia, cada vez más asombrada, cada vez más cerca del banco, aparentemente vacío.
Al pasar junto al banco, Lucia se detuvo y exclamó un alegre:
- ¡Hola, Carlota! ¿Quieres que te acompañemos a casa? Cabemos las dos bajo mi paraguas -aguardó una respuesta del banco-. De acuerdo. ¡Hasta luego!
Alba siguió el ritmo de su amiga un paso por detrás de ella, observando el banco que empezaban a dejar atrás. Un banco normal y corriente. Un banco de madera. Un banco que, curiosamente, tenia una zona totalmente seca pese a que estaba lloviendo. Alcanzó a su amiga justo antes de salir del parque, y volvió la mirada atrás. Se detuvo.
Una joven de rostro dulce y ojos oscuros la miraba, sonriente, desde ese mismo banco que hacía apenas unos segundos ella creía vacío, con su larga y ondulada melena totalmente empapada. La saludó alegremente con la mano, se levantó, y empezó a andar en dirección opuesta.

Lucia podía ver a Carlota.

Alba podía ver a Carlota.


Y tu... ¿puedes verla?

domingo, 24 de mayo de 2009

Desconexión

Estoy escribiendo desde casa de mis tios, en Llançà. A kilómetros de Barcelona. A 23 kilómetros de Figueres...

Me he dado cuenta que me sienta muy, muy bien, alejarme de Barcelona. Reus, Montsoriu, Llançà, Mataró... Són lugares en los que te recuerdo, de forma inconsiente, automática y mecánica, no sé porqué, (bueno, creo que sí lo sé), pero dónde recordarte no me hace daño.

Sé que esto lo vas a leer, porque sabes que aquí me expreso del todo, porque sabes que aquí no miento, porque solo esribo para mi, para desahogarme, para expresarme...
Hoy escribo también para tí. Voy a dejar de escribir mis pensamientos en el blog y en el flog, porque quedo expuesta frente a tí, y no es justo para ninguno de los dos. Tú eres capaz de saber todo lo que pasa por mi mente a través de lo que escribo, pero yo no sé lo que pasa por la tuya, y no es justo.

Pero sobretodo voy a dejar de escribir mis pensamientos aquí porque sé que cuando los lees te hace daño, y lo último que deseo en este mundo es herirte.

martes, 19 de mayo de 2009

...

Día fantástico...

  • Me duele la barriga. Mentira. Siento un pinchazo constante en la boca del estómago, signo de que no tengo ningún malestar físico.
  • Me duele la cabeza. Por lo tanto, pienso demasiado.
  • Tengo los labios rebentados a mordiscos. A automordiscos. Y me estoy quedando sin uñas. Debo buscar manias que no me mutilen tanto.
  • Y estoy obsesionada releyendome Luna Nueva por cuarta vez, porque quiero actualizar el fotolog con un fragmento muy, muy concreto, y no lo encuentro T__T
  • Para rematarlo, a estas alturas del curso los niños están hartos de venir a la guarde (y yo, para qué negarlo) y lo pagan conmigo. No. Contra mí.

Conclusión: me encanta mi vida...

Me quiero ir a vivir a Mataró. Lo sé, significa huir, y nunca he huido, pero... ¿y qué? No soy la primera que huye, ni seré la última...

domingo, 17 de mayo de 2009

Jugando al futbolín

La chica morena observaba con sus ojos verdes como sus amigas jugaban al futbolín. Observaba como decidian su equipo. Observaba como se turnaban entre ellas para echar otra partida. Observaba como controlaban los movimientos de las figuritas. Observaba sentada en un taburete, tranquila, en silencio, y con una sonrisa en los labios.
La muchacha pelirroja se sentó a su lado, y ella desvió sus ojos verdes.
- ¿Porqué no juegas una partido?
- No, yo no juego al futbolín -respondió con su voz dulce.
La muchacha pelirroja se encogió de hombros y pidió otra bebida en la barra del bar.

Y así se sucedían muchas noches. Todas las amigas de la chica morena de ojos verdes jugaban al futbolín. Y ella siempre observaba. Siempre observaba, siempre atenta, sentada en su taburete y con la sonrisa en los labios.

Hasta que una noche, la muchacha pelirroja le preguntó:
- ¿Porqué no quieres jugar con nosotras?
- Sí que quiero -respondió, abriendo sus enormes ojos verdes.
- ¿Y porqué no juegas?
- Porque no puedo.
- ¡Sí que puedes!
- No, no puedo. No puedo manejar a los jugadores.
- ¿Porque no?
- ¿No te has dado cuenta? -la chica morena de ojos verdes respondió, ladeando su cabeza, con una triste sonrisa en sus labios y la voz más dulce del mundo-. Yo solo puedo jugar si soy la pelota.

Porque la chica morena de ojos verdes estaba demasiado acostumbrada a que la trataran a patadas, y ella solo sabía recibirlas.


Igual que una pelota.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


Me he acordado, después de escribir el texto, de una canción de Mecano que va perfectamente acorde con el fragmento, ¿no creeis?




... y el balón casi se desinfló...

sábado, 16 de mayo de 2009

Castell de Montsoriu


Hoy me he pasado todo el día fuera de casa. Tooooooooooooooooodo el día ^^

Y si bien no puedo negar que me he acordado de ti, por múltiples razones, no sé, hoy no lo he pasado mal. Me hacía falta una desconexión, una desconexión auténtica. Parece ser que para encontrar serenidad debo alejarme de Barcelona, que raro... Me va a salir caro tener que pegarme un viajecito cada vez que algo o alguien me hace pensar más de la cuenta... XD

Y de paso, tengo otra historia, que escribiré en breve ^^

Últimamente tengo hipercreatividad literaria... ^^


viernes, 15 de mayo de 2009

Camino descalza

Camino descalza por la senda
de baldosas amarillas
demasiado acostumbrada a perder.

Estoy harta de que destruyan
mi cuento de papel
siempre las mismas manos
que lo vieron nacer.

Camino descalza porque no hay
zapatito que perder
porque no soy una princesa...

Y nunca lo seré...

-15-05-2009-




Me he despertado inspirada, mireusté.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Máscaras

¿No es curioso?
A veces somos perfectamente capaces de afrontar según qué situaciones sin miedo, con valentía, sin titubear y con las cosas perfectamente claras. Eso caracteriza a pocas personas, la valentía.

Pero quizás esa es solo la cara vista. Muchas veces, esas personas afrontan esas situaciones porque no tienen nada en juego, o porque lo que hay en juego saben que no lo van a perder.

Lo que mucha gente desconoce es que esas mismas personas, tan valientes, tan decididas, son siempre las que más miedo tienen. Miedo a afrontar una situación cuya conclusión desconocen, o cuyo final saben que no será afortunado para ellos. Personas que temen enfrentarse a sus propios sentimientos, y sienten pánico cuando deben expresarlos.

Personas que han logrado construir una perfecta fachada, una perfecta máscara. Y que siguen adelante con valentía con esa actitud fuerte, porque mostrarse débiles es aun mucho más duro.


¿Recordáis que en una ocasión os hablé de la Reina de los Enmascarados?




Don´t wanna close my eyes
Don´t wanna fall asleep
´Cause I´d miss you, baby
And I don´t wanna miss a thing




Then I kiss your eyes
and thank God we´re together
I just wanna stay with you
In this moment forever, forever and ever

domingo, 10 de mayo de 2009

Mi límite

Es algo que cuesta, y mucho, pero hoy ya no puedo con NADA MÁS: Hoy he llegado a mi límite de problemas resueltos y por resolver. Mi cerebro es, ahora mismo, relleno para croquetas.

¿No odiais esos días en los que todo lo que puede salir mal... sale peor?

jueves, 7 de mayo de 2009

La conclusión de hoy...

... es que soy idiota. A muchos niveles y en muchos aspectos. Idiota con letras mayúsculas, y letras de neón intermitentes. Podéis incluirle incluso fuegos artificiales.



...podría coger cualquier autobús con tal de un beso más..

lunes, 4 de mayo de 2009

Bajo la lluvia

Cynthia caminaba sola por la calle. Apenas había luz natural, pues las nubes encapotaban el cielo desde hacía un buen rato, descargando la lluvia en un constante chirimiri.
Cynthia no llevaba paraguas, ni chubasquero, ni siquiera un triste periódico con el que protegerse la cabeza. Pero no le importaba, porque las nubes lloraban por ella.
La última semana la había dejado totalmente exhausta. Su padre volvía aestar ingresado, y por más que lo deseara, no podía coger un avión e ir a verleporque estaba totalmente ligada a su trabajo, su única fuente de ingresos, la que le daba de comer y le pagaba la hipoteca de su casa.
Su casa. Aquel lugar que siempre se le antojaba como una acogedora guarida, un pequeño rincón donde estaba protegida del mundo, ahora le resultaba aterradora. No quería estar sola esa noche. Sabía con quien quería estar, pero las cosas no iban bien entre ellos últimamente.
Se apoyó en una farola, alzó la mirada hacía el incesante cielo goteante y suspiró. Y en ese momento, mientras las gotas de lluvia resbalaban por su cara, permitió que el corazón le ganara el pulso a la razón.
Se secó la mano sin mucho éxito en la chaqueta empapada y buscó su movil en el bolso. Marcó su número.
Un tono. Dos. Tres.
Estaba a punto de colgar, porque sabía que al cuarto tono saltaría el contestador, cuando escuchó su voz.
- ¿Sí?
- Ian... Soy Cynthia. ¿Te podría pedir un favor?
- Lo que sea, princesa.
- ¿Puedo pasar esta noche en tu casa?
Silencio.
- ... Claro...
- Gracias.
Cynthia guardó el teléfono y caminó en dirección a la casa de Ian. Un camino que había recorrido cientos de ocasiones. Tras diez minutos caminando sin detenerse bajo la incansable lluvia, llamó al portero automático del portal de un antiguo edificio. Ian ni siquiera preguntó quién era y abrió la puerta. Cynthia subió los escalones, sin importarle el caminito de charcos que dejaba a su paso. Al llegar al rellano, Ian le esperaba en la puerta de su piso.
- ¡Cynthia!
Al verla aparecer empapada de pies a cabeza, su corazón le dió un vuelco.
- Hola, cariño.
Ella le saludó con un beso corto en los labios, sin immutarse siquiera por la expresión de su rostro.
- Anda, entra y secate. Te dejaré algo de ropa.
- Gracias.
Cynthia entró en el cuarto de baño, sin cerrar la puerta tras ella, y se quitó la chaqueta y los zapatos. Se deshizo de la coleta y ahuecó el pelo para que empezara a secarse. Ian entró en el baño y le dejó ropa limpia y una toalla. Salió cerrando la puerta tras él y entró en la cocina para prepararle algo caliente a Cynthia.
Mientras tanto, ella se quitó toda la ropa empapada y se secó entera. Se puso la camiseta que Ian le había prestado. Le quedaba grande, como un vestido corto, así que no se puso sus pantalones. Colgó la ropa de la barra de la ducha y se dirigió a la habitación de Ian. Se sentó en la cama, abrazándose a sus piernas.
Ian salió de la cocina. Se asomó al cuarto de baño, que descubrió vacío y oscuro.
– ¿Cynthia?
– Aquí.
Ian se dirigió a su habitación, donde encontró a Cynthia sentada en la cama, abrazada a sí misma y con la mirada perdida. Conocía, muy a su pesar, demasiado bien esa expresión. Se sentó junto a ella y la rodeó con el brazo. Ella ni siquiera se movió, era como una perfecta estatua. Odiaba verla triste. Estaba demasiado acostumbrado a su expresión dulce y jovial, y ver su rostro sin una sonrisa que lo iluminase le partía el alma. Todo estaba en silencio, excepto por el constante goteo de la lluvia.
La abrazó con más fuerza, con los dos brazos, y ella se amoldó a su cuerpo. Se sentó en su regazo y se abrazó a su cuello, ocultando su rostro en su pecho.
– ¿Qué ha pasado?
Cynthia apretó los labios, y negó con la cabeza. Ian no insistió. Sabía que si se negaba a hablar era porque las palabras iban acompañadas de lágrimas. Y ella odiaba llorar. Y odiaba aún más que alguien la viese llorando. Así que simplemente la abrazó con fuerza, mientras le acariciaba la espalda de forma constante, desde su melena húmeda hasta la cintura, una, y otra, y otra vez.
La lluvia repiqueteaba cada vez más fuerte en el cristal de la puerta del balconcillo.
– Cynthia, ¿hay algo que pueda hacer? –susurró.
– Solo abrázame fuerte y deja que llueva…


Y cuando quieras que yo te quiera, deja que llueva...

domingo, 3 de mayo de 2009

Thinking...

Últimamente pienso demasiado. Le doy vueltas a las cosas hasta que me duele la cabeza. Y normalmente es algo que detesto. Pero no esta vez.
Creo que ya tengo las cosas claras, todas. Y esta vez será muy fácil seguir adelante con la decisión tomada. La que creo que es la mejor. No la más lógica, simplemente la mejor en este momento. Lo más lógico sería hacer lo opuesto a lo que estoy haciendo. Pero la lógica y el instinto viajan por caminos diferentes, así que voy a seguir mi instinto, cosa que hago pocas veces, y debería hacer mucho más.



Que tiene tu veneno, que me quita la vida solo con un beso, y me lleva a la Luna, y me ofrece la droga que todo lo cura...

Se me ponen si me besas... ¡¡rojitas las orejas!!

sábado, 2 de mayo de 2009

Back to the past

Si pudieras retroceder en el tiempo en una única ocasión, con todo lo que sabes ahora... ¿qué día escogerías?

Buena pregunta. Me la hicieron hace poco. Y la respuesta, ahora por ahora, es sencilla.

Regresaría a la noche del 8 de noviembre de 2008. Porque si bien no me arrepiento de la totalidad de esa noche, me arrepiento de no haber seguido mi instinto, que me empujaba hacia una persona y no hacia otra. Y quizá las cosas ahora serían diferentes.

O quizá no...


Qui sap? Qui sap? Podria ser que...

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Últimamente me da por subir canciones...


El tiempo pasa y yo te echo de menos...