Bienvenido viajero.


Sin importar el camino que hayas recorrido hasta llegar aquí, espero que disfrutes de tu paso por mi pequeño rincón y que no te olvides de dejar tu huella. Sin importar si eres o no compañero blogger, espero leer tu opinión sobre los pequeños relatos y fragmentos que comparto con vosotros, y sobretodo... no te olvides de volver a visitarme ^^ Y recuerda:







sábado, 27 de junio de 2009

Cuéntame un cuento

- Cuéntame un cuento -solicitó Sara, acurrucada en los brazos de Toni.
- ¿Un cuento? -preguntó, extrañado.
- Sí, un cuento. Como si fuera una niña pequeña que no puede dormir. Un cuento.
- Mmm... ¿De princesitas encerradas en castillos, esperando que un apuesto príncipe las rescate?
- ¡Ni hablar! -Sara se separó de Toni para poder mirarle a los ojos-. ¡Odio esos cuentos! ¡No son más que mentiras y patrañas!
- Y entoces, ¿qué cuento quieres que te explique? ¿Uno donde la malvada bruja logra vencer?
- No. Quiero un cuento de verdad. Donde la princesa lucha con el escudo y la espada que le da su hada, donde ella no deja que nadie la secuestre, y si lo hacen, busca los medios para escapar, no se queda esperando que un desconocido la rescate. Uno sin apuesto príncipe, que no es más que un títere. Uno en el que la príncesa escapa con el valiente pirata para vivir cientos de aventuras.
- Sara, cielo, esos cuentos no existen -contestó Toni, acariciando suavemente su mejilla. Sara sonrió.
- Sí que existen. Yo los creo. Y tú eres mi pirata favorito.



miércoles, 3 de junio de 2009

La sonrisa invisible

Carlota se alejó del banco, rumbo a su casa. Sola, bajo la lluvia. Sola, sin paraguas. Sola, pero feliz.
Feliz por haberle regalado una sonrisa a su nueva amiga. Feliz porque Alba la había recibido. Feliz porque una persona más en este mundo haya decidido de corazón que quería verla. Feliz porque sabe que el primer paso para empezar una amistad es ser capaz de ver a la otra persona. Ver de verdad. Observar. Conocer. Aceptar.
Carlota deambulaba sola por las calles empapadas, empapadas como ella, con una sonrisa radiante en su rostro.
Pero nadie a su alrededor, ninguna de esas personas con paraguas, ha sido capaz de ver a Carlota y disfrutar con ella de su sonrisa.

Just smile ^_^