Bienvenido viajero.


Sin importar el camino que hayas recorrido hasta llegar aquí, espero que disfrutes de tu paso por mi pequeño rincón y que no te olvides de dejar tu huella. Sin importar si eres o no compañero blogger, espero leer tu opinión sobre los pequeños relatos y fragmentos que comparto con vosotros, y sobretodo... no te olvides de volver a visitarme ^^ Y recuerda:







lunes, 2 de julio de 2012

Recuperar las riendas

¿Alguna vez habéis montado a caballo? Es divertido, revitalizante, excitante, tranquilizante y apasionante a la vez. Sé de lo que hablo.

 ¿Alguna vez se os ha desbocado el caballo a pleno galope? Es una experiencia que no deseo a nadie, sinceramente, pero si cabalgas asiduamente esto puede ocurrir. En una ocasión, a pleno galope por el bosque, mi caballo pisó una piña, perdió el equilibrio, dió una coz al aire y se desbocó. Perdí los pies de los estribos y las riendas saltaron hacia delante, quedándose casi a la altura de las orejas del animal. El pobre caballo, sin siquiera darse cuenta de lo que hacía, se dirigia a toda velocidad directo hacia un árbol. Estaba aterrorizada, la verdad, pero una parte de mí, la más racional y la que intentaba mantener la calma, consiguió imponerse a la chiquilla asustada que clamaba por salir. Conseguí abrazarme al cuello del appaloosa, recuperar las riendas y hacerlo girar
justo antes de que nos chocaramos contra el árbol. Una vez superado el peligro más imminente, conseguí calmar al caballo, hacerlo parar y volver a sentarme bien, para seguir con el paseo.

 ¿Porqué os estoy explicando esto? Porque he estado un tiempo con la vida desbocada. He pasado por una serie de problemas personales que me han hecho alejarme de todo lo que me gusta. Por eso he desaparecido tanto tiempo del mundo blog. Necesitaba volver a coger las riendas y volver a dirigir mi vida poco a poco. Volver a encontrar la calma.

  Y lo he conseguido. Ha costado, pero vuelvo a ser yo misma, con mi característico humor y mi forma de ver el mundo.

  Y tengo la cabeza llena de nuevas ideas y nuevos proyectos entre las manos, así que, después de este descanso... os vais a hartar de mi, bloggeros!!!

  PD.: Foto acariciando a Íñigo (sí, así se llama el caballo. Creedme si os digo que es el nombre menos raro de toda la yeguada)

2 comentarios:

  1. holi!!

    Pues tu consejo fue muy cierto y oportuno y creo que lo es porque por lo que leo las dos pasamos por lo mismo...

    Tambien perdi el control de mi caballo y aun estoy en proceso de calmarlo "la bestia sigue loca y suelta"...
    pero intentare hacer divertido el paseo, al menos si me doy con el arbol puedo caer riendome.

    PD: HERMOSO POR COMPLETO EL CABALLO DE LA FOTO, LOS AMO LOS CONSIDEROS ICONOS DE FORTALEZA.

    PD2: Estuve leyendo que pintas mmm haber cuando puedo ver algo de eso.

    Besitos!!!

    Jhess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa!
      Sí, poco a poco se recuperan las riendas ;)
      Y ver algo de lo que pinto... teniendo en cuenta que a partir de la semana que viene empiezo a participar en campañas arqueológicas, mis próximos dibujos van a ser piedras y huesos, me temo XD
      Un besazo, y sigue adelante ^^

      Eliminar